El árbol mágico de Wanaka

 

 El viernes pasado debíamos presentar 3 obras para la segunda exposición de arte del pueblo. Marce -que es la que sabe- se puso a dibujar muy juiciosamente y presentó una acuarela increíble. Yo, en cambio, muy vago, me puse a dibujar un par de días antes, y como recién estoy empezando con ésto de la acuarela -sumado a que estamos laburando todo el día- y nos queda poco tiempo, no llegué a presentarla. Pero al menos quedó registrado ante las cámaras que lo intenté!

Éste árbol es la postal del pueblo, y como me tenía hipnotizado, no podía dejar de dibujarlo, a mi manera…

 

 

 

IMG_1638

Mil distintos tonos de verde

 

Por fin en ésta parte del sur ya empiezan los días lindos, después de sobrevivir al invierno. El frío parece despedirse de a poco. Por eso se puede disfrutar un poco más de éstos paisajes increíbles que nos regala Nueva Zelanda.

Salí por la mañana con la idea de subir a una de las montañas más cercanas a Wanaka -el Roy´s Peak-. Pero al llegar, en el ingreso al sendero había un cartel que advertía “The track is closed for lambing”, es decir, que el camino estaba cerrado por ser temporada de parición de corderos y evitar molestar a las ovejas. Por eso decidí seguir por la ruta hasta llegar a una bahía llamada Glendhu Bay. Me mandé por un sendero y encontré una playita perfecta para sacar mis sandwichitos, la botella de agua y desconectarme de todo.

Screen Shot 2014-10-14 at 10.55.12 AM

Y cuando me desconecto de todo, me dan ganas de dibujar.También funciona en el sentido inverso: cuando dibujo, me desconecto de todo. Es una de mis formas de meditar.

IMG_1742

Pasaron unas horas y decidí seguir viaje por un sendero angosto que bordeaba el lago. En partes, las subidas eran empinadas, con acantilados vertiginosos, y con vistas increíbles. Un poco riesgoso para una bicicleta con pocos frenos, como la mía. El sendero -de aproximadamente 12 kilómetros- cruzaba campos con “mil distintos tonos de verde” -como dirían los Chalchaleros, pero de tierras demasiado lejanas-.

Miles de ovejas manchaban los campos verdes de puntos blancos. Y la luz de un día seminublado, le daba movimiento a una escala de grises. Las rocas negras al costado del lago, te invitaban a jugar en un planeta lejano. Y pájaros de todos colores que no se veían en el invierno volaban sobre mi cabeza y me daban ganas de saber de dónde provendrían y cuándo habrían comenzado su migración.

IMG_1842

Una oveja me mira -protegiendo a su cordero-, preguntándose qué hace un tipo tan raro como yo perturbando su paz, por eso trato de alejarme para que no se asuste. Sólo se escucha el viento entre los árboles y el rechinar de mi bicicleta cansada. Una imagen de tranquilidad absoluta.

IMG_1839

Me pongo a pensar en que la primavera no sería tan emocionante si no hubiéramos vivido antes un invierno tan frío, como el que pasamos. Y que la vida es lo mismo, los inviernos se hacen largos, pero la primavera siempre llega.

Como siempre me digo, éstos son momentos en los que alguna vez voy a querer volver algún día. Por eso cierro los ojos, me imagino dentro de muchos años recordando éste momento.  Abro los ojos, y vuelvo a vivirlo. 

Con gaviotas, patos y gorriones mendigando migas de pan de mi sandwich, el sol se esconde detrás de las montañas todavía manchadas de nieve.

Otro día se termina con la sensación de haber vivido…

 

 

 

La vuelta al mundo, las deudas y un alma inmortal

Hace dos años, emprendía éste viaje, que comenzó el día en que envié mi telegrama de renuncia. Corrían días de tomar decisiones.  No tenía plata. Sólo acumulaba sueños y deudas. Y si en ése momento me preguntaban cómo lo haría, no sabía. Todo parecía una locura. Sólo sentía que era el momento justo. Pasaba mi tiempo libre mirando mapas y proyectando viajes.

miam mapa

Con la premisa de “soñar como si no tuvieras límite de tiempo ni de dinero”, cuando los límites que tenía eran -justamente-, el tiempo y el dinero. Pero con la fuerte convicción de que al hacer eso, algo en el universo se transformaba para que se hiciera realidad.

-“(…) me dije que el alma sabe, de un modo secreto, que es inmortal, y por eso podemos emprender cualquier empresa, ya que si no la concluimos en esta vida, la concluiremos en la otra o en las otras (…) si no soy borrado por la muerte, intentaré otra aventura, que puede ser tan interesante como la de esta vida”. dijo alguna vez un tal Borges.

Cuando Borges habla de “empresa”, habla de sueños. Y en ese caso, yo me considero todo un empresario.

miam borges

A mis 34 años, tomaba la decisión de emprender mi empresa: dar la vuelta al mundo. Y mi decisión se basaba en hacer lo imposible, para hacer algo de todo lo que soñaba. Esa es la forma en que me siento consecuente con todo lo que quiero ser.

Es por eso que un día salí a recorrer los caminos de Latinoamérica, sin saber que en el camino me iba a cruzar con Marce. Así, aquella decisión pasaba a ser mucho más importante de lo que alguna vez soñé:  de tanto verla dibujar, me dieron ganas de dibujar a mí también. Y a ella le dieron ganas de viajar. Una combinación perfecta. Así nacía nuestro proyecto de dibujar la vuelta al mundo juntos, y los pocos planes que tenía se desviaron para transformarse en algo increíble.

IMG_2049

Desde ese entonces, aquellas empresas -de las que hablaba Borges- me invitaban a creer que nada era imposible. Que hay que encarar los sueños como si fueran aventuras que en el caso de no concluirlas en esta vida, se concluirían en alguna vida siguiente, pero que hay que hacer lo imposible en el presente. Y concluidas, pasar a la siguiente aventura. De ésta forma, se deja a un lado a la muerte, como un actor de reparto de nuestra película.

Así, hace un año atrás, llegaba a pisar Nueva Zelanda, con la idea de -además de disfrutarlo- usarlo como un puente a Asia y comenzar a dibujar esa vuelta al mundo.

Un mes después que yo, llegaba Marce, con el plan de acompañarme, mientras yo trabajaba con mi visa “Working Holiday”, bajo el sol de los campos de kiwis de la isla norte.

IMG_0248

Pero como todo plan, siempre puede fallar, ó al menos desviarse…

IMG_0020Solicitamos una visa de turista por 3 meses renovables.  Pero alguien en la embajada de Nueva Zelanda de Washington (la que corresponde para Colombianos), determinó que ella era un peligro para la sociedad y aprobó la visa sólo por un mes sin la posibilidad de renovarla dentro del país (limited visa). Con lo cual, la nueva aventura pasó a ser resolver un problema de papeles migratorios que nos llevarían a la embajada de Nueva Zelanda en Australia. A gastar todos nuestros ahorros y endeudarnos en uno de los países más caros del mundo. Con la incertidumbre de lograr -ó no- una aprobación para volver. Después de 40 días, la visa se aprobó (también por un mes) y pudimos ingresar nuevamente a Nueva Zelanda. Sin muchos planes, con poco y nada de dinero y las tarjetas al rojo vivo.

Pero como “mi alma sabe que es inmortal y por eso podemos emprender cualquier empresa”, por dentro tenía la sensación de que algo bueno nos esperaba. Unos amigos de Bariloche nos contactaron con un amigo que conocía nuestra historia por nuestro blog y que hace años trabajaba como gerente en un supermercado de la isla sur.

mapa NZ copy

Y a los pocos días, comencé a trabajar en el sector de beer & wines (cervezas y vinos)…

vinos new world

Pero pasado el mes, la visa de Marce vencía otra vez y debíamos solicitar una nueva. Y así, entre trámites, demostraciones de convivencia, incertidumbre, gastos en dólares con pocos ingresos y mucho estrés, la renovamos dos veces más. Hasta que luego de cuatro meses, logramos que el supermercado me extendiera un permiso de trabajo (Work Permit), y así conseguir una visa de acompañante (Partnership) para Marce. Luego de tanto incertidumbre, lográbamos conseguir una visa estable por el término de un año.

Es el momento de establecerse por un tiempo para pagar deudas del viaje, liberarnos de tarjetas, préstamos bancarios y ahorrar lo suficiente para seguir viaje a Asia.

Es por eso que hoy estamos viviendo en un pueblo increíble (Wanaka), donde se respira paz, las casas no tienen llave y el paisaje es digno de un escenario creado por Tolkien. El destino no pudo haber elegido un lugar mejor para darnos una pausa a nuestro viaje. Y usar esa pausa para comenzar a diagramar el libro que queremos dibujar para inspirar a aquellos que quieran espiar nuestros pasos.

IMG_0079

El destino está escrito, y a la vez es una bola de flipper. Me apasiona pensar que el tiempo  de un semáforo puede cambiar tu vida, y la vida de miles de personas. Podemos planificar todo, pero no podemos manejar los imprevistos. Son desvíos que nos regalan un montón de vida. Por algo la mayoría de las anécdotas son siempre momentos que uno no puede prever.

Y a cada paso me gusta reír. Busco compartir cada momento. Tomarme el tiempo para meditar, para apreciar los paisajes nuevos. Caminar en la oscuridad y ver las estrellas en el cielo. Preguntarme si debe de haber alguien en alguna de ellas, del otro lado. Me emociono con las cosas simples. Extraño a los que están lejos, a los que no están. Los imagino. Los abrazo. Aunque no lo sepan.  Y eso me hace sentir más cerca que si estuviese cerca. Y en los momentos de rutina viajo dentro de mí mismo. Pienso en todos los momentos que nos llevaron hasta ahí.

Y por alguna razón el viaje nos trajo hasta acá con cada adversidad.

Pero siempre recordamos que las herramientas más valiosas que una persona puede tener: la sonrisa y el respeto. Conscientes de que el viaje esta lleno de desafíos. Y que esas pruebas son las que nos hacen viajeros.

(…) y me dije que el alma sabe, de un modo secreto, que es inmortal, y por eso podemos emprender cualquier empresa, ya que si no la concluimos en esta vida, la concluiremos en la otra o en las otras“.

miam avioncito