IMG_0139

 

Uno de estos días me puse a dibujar y salió esto, tratando de expresar una especie de auto-evolución del homoempleadus-banquerus a homosapiens-viajerum.

Medellín

Y finalmente el amor me devolvió a las tierras colombianas de Antioquia. Luego de volver un mes a Bariloche, y pasar un mes en Bogotá, llegamos a Medellín, una ciudad increíblemente hermosa, con un clima delicioso. Me llevaron a conocer pueblitos increíblemente hermosos como Retiro, un pueblo cafetero colonial bellísimo, donde tomamos los mejores cafés y disfrutamos de unos días “super deli”.

Cruzando a Bolivia

El miércoles 9/1 llegué a La Quiaca desde Salta a las 8:00 am. Pude cruzar la frontera luego de unas 3 horas y con algunos argentos nos caminamos todo Villazón buscando cambiar pesos bolivianos, los cuales estaban mas caros que el peso argentino (0,955), después me fui caminando unas 10 cuadras hasta la estación de tren, en la cual estuve alrededor de 6 horas leyendo y durmiendo siestas… Pero la aventura comenzó con el tren. Un tren muy lindo, y muy cómodo, pero al que le fallaron los motores por las inundaciones en la via a las 11 de la noche -mucho antes de hacer la mitad del tramo (antes de llegar a Atocha)- y pasamos toda la noche varados bajo una tormenta y a plena oscuridad en el medio de la nada misma… la gente protestando, pero para mí era increíble estar en Bolivia escuchando la lluvia en un tren… especial para pensar y pensar… y leer… en conclusión, estuvo buenisimo porque llegamos a la mañana a Uyuni (de otra forma hubieramos llegado a la 1 de la mañana)… y salimos al salar… que evoca el mismo cielo… alucinante!!!!

Imagen

No podía dejar de sacarle la foto a un hospedaje con este nombre…

ImagenImagen

ImagenCrImagenImagen ImagenImagen

El paso fronterizo de Villazón-La Quiaca.

Imagen

ImagenImagen ImagenImagen