Ella es feliz dibujando. Cuando no encuentra papel y un marcador, empieza a dibujar en su cabeza. Tiene millones de ideas, cómics, fanzines, y cosas que quiere crear. Y cuando los termina, llega el jueves del market y le saca una sonrisa a la gente del lugar. Ésta es la Pilla en su puesto de la feria. Nuestro meta siempre fue vivir dibujando. Esto es perseguir un sueño. Allá vamos…

Advertisements

Recibimos el año dibujando en el bosque

Nuestra idea de recibir el primer sol en el mar, la cambiamos por las montañas y el bosque. Nos tomamos 3 bondys para hacer los 300 km que separan Melbourne del Parque Nacional The Grampians. Nos habíamos equipado para pasar una semana en carpa fuera de la civilización, para escapar del consumo permanente que te propone Australia. Esperando encontrar un lugar en el medio de la nada, encontramos un camping que tenía todas las facilidades, y como no esta permitido hacer fuego, hay que cocinar en las cocinas públicas a cambio de una moneda de 2 dólares. Pero a las 22:00 horas se apaga la luz automáticamente. Con lo cual, recibimos el año con linternas frontales, cocinando una carne, abriendo una botella de vino (lamentablemente la magia de descorcharla ya se perdió en Australia porque eliminaron el corcho) y bailando con un cuarteto de Rodrigo -como debe ser- (soñábamos con un fernet pero se consigue a 60 dólares). Mientras la gente local, con sus Motorhomes de lujo ya se disponía a dormir y a pedir bajar el volumen.
Y mientras brindábamos por toda la gente que esta tan lejos, nos pusimos a valorar realmente lo que significa nuestro caos. Cuando -por ejemplo- comparamos nuestra forma de festejar por un año nuevo, con nuestra esperanza de un futuro mejor, de abrazarse, de emborracharse de alegría, de estar en familia, de tirar fuegos artificiales, de estar felices por todo lo que se viene a pesar de lo bueno ó lo malo de lo que pasó en el año… Eso somos nosotros. Eso es lo que no se compra. Para los que se quejan de nuestro caos latino. Porque guardar lo que sentimos también puede ser un caos. Y si algo nos caracteriza, es que no nos guardamos nada. Y eso… ESO ES NUESTRO PRIMER MUNDO.
FELIZ AÑO NUEVO!!!!


Dibujando en Bondi

No, todavía no subimos a dibujar en los colectivos (pero en cualquier momento). Bondi es una playa muy concurrida ya que esta muy cercana al centro de Sidney. Y como había tanta gente en el agua, preferimos sentarnos a dibujar.

Bariloche – Puerto Madryn – Buenos Aires (x 2)

Resumen de los idas y vueltas: El 10 de agosto llegó Marce a Buenos Aires, y después de un asado de domingo en familia viajamos a Bariloche. Una semana después cruzamos la Patagonia en tren en 13 horas, y de ahí 5 horas en bus hasta Puerto Madryn + 2 horas a Puerto Piramides. Frío. El frío más frío que vivimos… Ballenas:pocas. De ahí a Trelew y vuelta a Buenos Aires. Al otro día nos fuimos al Tigre a andar en lancha. Volvió el Calor!… cumple de Tete, fuimos a la cancha a ver San Lorenzo vs River (a hinchar por River en el medio de la hinchada de San Lorenzo). A San Telmo, a tomar un vino a Aldo´s, a la Viruta a bailar tango, al Malba a ver la exposición de Yayoi Kusama, hicimos las letras de mi sobri Lorenzo. Nos volvimos a Bariloche en camioneta, dormimos 2 horas en una estación de servicio de Neuquén hasta que nos echaron. Llegamos a Picún Leufú y logramos dormir con nuestras bolsas de dormir (ahí si que pasamos frío!). Una semana de mudanza y de familia, pintando el mural, jugando al Carrera de Mente y despidiéndome de mi lugar y mi gente (y cargando cajas en la camioneta). Pegamos la vuelta con tormenta de nieve. Dormimos en Neuquén, y la vuelta a Buenos Aires con lluvia y más lluvia… y llegamos a éstos últimos días haciendo trámites y más trámites para el viaje que se viene… 🙂

Cruzando la Patagonia

Llegamos a Pirámides luego de un viaje hermoso de 12 horas en tren desde Bariloche hasta San Antonio Oeste, y de ahí 4 horas de bondy hasta Madryn. Llegamos a la tarde a Pirámides y nos recibieron las ballenas en la costa con un atardecer increíble… ayer hubo una tempestad que no nos dejó salir del pueblo. Y hoy… se largó a nevar con mucho viento… y el frío es mucho más frío que el de Bariloche… aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh… y las ballenas las vemos por internet…. jajaja! 🙂