los platos

Advertisements

no podemos seguir comiendo asi

Nos abastecemos de chucherías, vemos películas, dibujamos y hacemos pereza. Necesito empezar una dieta estricta, necesito entrar en mi ropa de verano.

comer mal

Hoy, hace cuatro meses salí de viaje

Hace cuatro meses salí de viaje, el 26 de octubre del 2013. Me han pasado miles de cosas que no les he contado porque no estaba en un lugar fijo y porque el internet a este lado del mundo es de lo peor. Ahora que estamos en esta linda casa que es lo mas parecido a una casa en el árbol con internet de verdad y me voy a desatrasar de todas mis historias… aquí van….

Yo vivía en Bogotá y después de tomar la decisión de salir de viaje empaqué todas mis cosas y me fuí para Medellín a la casa de mi mamá a pasar su cumpleaños y a disfrutar de Medellín. Aquí les dejo la historia de mi romance con el argentin, la panorámica desde el balcón de mami y la sala de su casa que es hermosa ♥ (me dió mamitis)

0

1

2

Decime… en qué momento pasó todo esto

La semana pasada vimos esa casa que les conté que nos encantó, la chica recibió otros visitantes interesados y nos eligió a nosotros. Acaricié el gato, le dije “miau”, hicimos un par de chistes, unas sonrisitas y sin saber que estábamos en un concurso por la casa nos fuimos diciéndole que nos eligiera a nosotros que somos súper divertidos jaaaaa.

Finalmente nos llamó y nos dijo que nos había elegido, nosotros saltamos de felicidad y aquí estamos en nuestra nueva casa, viviendo juntos como una pareja estable y sedentaria jaaaa

vos y yo

Trinidad

Luego de dormir en Holguín, nos esperaba un viaje de 500 km hasta Trinidad, pasando por Las Tunas, Guáimaro, Siboney, Camagüey, Florida, Ciego de Ávila y Santi Spiritus. Llegamos justo para ver el atardecer en el mar. Trinidad fue una de las ciudades más lindas y pintorescas de Cuba, con sus casitas de colores, caminar por sus calles empedradas, con las mesas en la calle y un grupo de salsa cubana que te hace bailar aunque no sepas bailar nada. Dormimos en la casa de una señora llamada Gloria, que nos despertó con un desayuno increíble.