Bariloche – Puerto Madryn – Buenos Aires (x 2)

Resumen de los idas y vueltas: El 10 de agosto llegó Marce a Buenos Aires, y después de un asado de domingo en familia viajamos a Bariloche. Una semana después cruzamos la Patagonia en tren en 13 horas, y de ahí 5 horas en bus hasta Puerto Madryn + 2 horas a Puerto Piramides. Frío. El frío más frío que vivimos… Ballenas:pocas. De ahí a Trelew y vuelta a Buenos Aires. Al otro día nos fuimos al Tigre a andar en lancha. Volvió el Calor!… cumple de Tete, fuimos a la cancha a ver San Lorenzo vs River (a hinchar por River en el medio de la hinchada de San Lorenzo). A San Telmo, a tomar un vino a Aldo´s, a la Viruta a bailar tango, al Malba a ver la exposición de Yayoi Kusama, hicimos las letras de mi sobri Lorenzo. Nos volvimos a Bariloche en camioneta, dormimos 2 horas en una estación de servicio de Neuquén hasta que nos echaron. Llegamos a Picún Leufú y logramos dormir con nuestras bolsas de dormir (ahí si que pasamos frío!). Una semana de mudanza y de familia, pintando el mural, jugando al Carrera de Mente y despidiéndome de mi lugar y mi gente (y cargando cajas en la camioneta). Pegamos la vuelta con tormenta de nieve. Dormimos en Neuquén, y la vuelta a Buenos Aires con lluvia y más lluvia… y llegamos a éstos últimos días haciendo trámites y más trámites para el viaje que se viene… 🙂

Advertisements

Un pasaje a Bariloche que cumple 11 años.

Imagen

Un día como hoy hace 11 años atrás, llegaba a Bariloche con éste pasaje de Andesmar… Con varios lagrimones este finde me despedí de mi lugar en el mundo quién sabe hasta cuando, pero con la alegría de saber que me voy sólo para perseguir más sueños. El tiempo pasa demasiado rápidoooo y sólo puedo decir que fui muy feliz!!! los quiero amigos barilochenses y gracias por todo!!! CARPE DIEM! 

Cruzando la Patagonia

Llegamos a Pirámides luego de un viaje hermoso de 12 horas en tren desde Bariloche hasta San Antonio Oeste, y de ahí 4 horas de bondy hasta Madryn. Llegamos a la tarde a Pirámides y nos recibieron las ballenas en la costa con un atardecer increíble… ayer hubo una tempestad que no nos dejó salir del pueblo. Y hoy… se largó a nevar con mucho viento… y el frío es mucho más frío que el de Bariloche… aaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh… y las ballenas las vemos por internet…. jajaja! 🙂

Refugio Otto Meiling, Tronador – Bariloche

En mi lugar en el mundo, di cierre a un viaje inolvidable, de ésos que te marcan para siempre. No podía sentir que había llegado a mi casa, sin antes sentarme en el lugar donde nació éste sueño. Donde busqué consejos para cada decisión, y encontré las respuestas en el horizonte. Entendiendo que las decisiones que tomamos son las que nos definen, y la forma de dar significado a los sueños. Y una vez que se entiende eso, no queda más que seguir generando y persiguiendo sueños, durante toda la vida.

Salta

252180_406710722740318_1700329038_n

Luego de 40 horas de viaje, Salta me recibió con su bendición de la llovizna y sin tanto calor. Pude recorrer sus calles llenas de gente y su siesta sin nadie en las calles. Me encantan las calles empedradas, su respeto por el pasado, la gente simple, respetuosa y amable. Una buena forma de comenzar el viaje. 🙂481320_406710672740323_1418094172_n 185654_406710596073664_145508220_n 603307_406710482740342_1746468335_n 540894_406710466073677_776717655_n 75064_406710209407036_962935076_n

 

las mochilas listas para iniciar el viaje

01/01/2013 15:30 hs – Listas para iniciar el viaje…y hasta pareciera que se estan riendo! O debe ser que tome mucho anoche y ya veo cosas raras… despues de brindar con el primer sol en el cerro, salimos con rumbo norte, sin saber hasta donde llegaremos… que el destino sea el que dibuje el camino… Feliz Año!

lea.

Armando la mochila

Ya es mediodía de este anteúltimo día de 2012. A dos días de partir con rumbo norte. Estoy armando la mochila para el viaje que siempre soñé…

Esta mochila va cargada de sueños, y de todos esos momentos de mi vida que me hicieron reir y llorar. Entendiendo que todo es “perfectamente como tiene que ser”, y que las cosas buenas y malas –como todo viaje- dibujan un camino hacia un lugar, al que en algún momento se llega… Pero que la vida es eso que pasa durante el viaje. Y llegar tan sólo es el inicio del siguiente.
Por eso agradezco a la vida por tener la familia y los amigos que tengo, que entendieron las locuras que estuve haciendo para encontrar esos nuevos caminos que hoy me pintan la sonrisa que veo en el espejo. Pero que alguna vez el mismo reflejó tristeza, fastidio y lágrimas… pero después entendí que son símbolos que manifiestan la necesidad de un cambio de rumbo, y que el tiempo termina enseñándote el porqué. Y armar esta mochila es una de esas respuestas del tiempo. Por eso a todos ellos quiero decirles que no concibo mis momentos de felicidad sin ellos, y que “no importa dónde estén, lo que importa es que estén!”…
Hoy, esta mochila se prepara para vivir, para emocionarse, para explorar, para descubrir, para caminar, pero sobre todo para conocer nuevas personas y esas experiencias de vida. Esa gente que el destino dice que por algo tenés que conocer. . Porque alguna vez soñé con cambiar el mundo, y todavía no renuncio a ello. Porque quizás, no hace falta ser revolucionario para lograrlo, sino que con un pequeño gesto de amor ya estamos ayudando a generar una revolución. Soñar un mundo donde no exista el egoísmo, el odio, las fronteras, los pasaportes, donde nos ayudemos entre todos. No sería utopía si entendieramos que una palabra, un abrazo, ó un pequeño gesto de amor puede cambiar el rumbo de una vida, ó de muchas.
Por eso quiero salir a entender la historia de los pueblos, de su gente, de sentir Latinoamérica para entender el mundo. Aunque cueste entenderlo.
Esta mochila esta preparada para vivir. Para dar el primer paso hacia la vuelta al mundo….
Y para dibujar el camino.
Feliz Año para todos!
Lea.