¿Por qué Vamos Dibujando el Camino?

 

Evolución
Evolución

Allá por principios de septiembre de 2012, sentado frente a la computadora en mi trabajo -como vendedor de productos financieros en un banco-, soñaba con la posibilidad de largar todo y hacer el viaje que siempre soñé.

El 1º de enero de 2013 partí desde Bariloche (Patagonia Argentina) con rumbo norte sin demasiados planes. Antes de salir,  se me dió por crear la página “Vamos dibujando el camino”, y en ella escribí ésto: “Esta mochila va cargada de sueños, y de todos esos momentos de mi vida que me hicieron reir y llorar. Entendiendo que todo es “perfectamente como tiene que ser”, y que las cosas buenas y malas –como todo viaje- dibujan un camino hacia un lugar, al que en algún momento se llega… Pero que la vida es eso que pasa durante el viaje. Armar esta mochila es una de esas respuestas del tiempo. Hoy, la misma se prepara para vivir, para emocionarse, para explorar, para descubrir, para caminar, pero sobre todo para conocer nuevas personas y esas experiencias de vida. Esa gente que el destino dice que por algo tenés que conocer. Esta mochila esta preparada para vivir. Para dar el primer paso hacia la vuelta al mundo”….

Los días fueron pasando y de tanto andar aparecí en el Amazonas. En la mochila grande llevaba mis sueños. En la mochila chica toda la plata, la cámara con todas las fotos del viaje y el pasaporte. Ésta es la que me robaron al subirme a un barco de carga en Iquitos, Perú. Por esa razón tuve que hacer 600 km por el río Amazonas y llegar a una triple frontera sin pasaporte ni permiso de salida. De alguna forma logré pasar y llegar al aeropuerto donde tenía un pasaje hasta Bogotá, Colombia. Un pasaporte de emergencia en la embajada Argentina tardaría 10 días en llegar. Tiempo suficiente para que el destino me presentara a una colombiana tan divina como loca, con una botella de fernet y bailando cuarteto.

Unos días después, estábamos recorriendo juntos la Ruta del Café (Armenia, Salento, Valle del Cocora y Manizales), donde me dí cuenta que a ella le encantaba dibujar las cosas que pasaban en el viaje.  Y me hizo dar cuenta, además,  que dibujar lo que ves en el camino te hacía observar con detalle cada lugar y cada momento, para disfrutarlo un poco más. Y de tanto verla dibujar, me dieron ganas de dibujar a mi también. Y a ella le dieron ganas de viajar. Una combinación perfecta.

Y así, entre dibujo y dibujo, nos enamoramos  y decidimos empezar a dibujar el camino juntos, para darle el sentido a la página que -como una premonición- había nacido antes de comenzar el viaje…

 

Advertisements

5 thoughts on “¿Por qué Vamos Dibujando el Camino?

  1. Pingback: Liebster Award | Waterblogged

  2. Y que zona no? El Eje Cafetero, de los más lindo de Colombia y encima llena de Jeeps Williys 🙂 Cuánta magia, que siga…. Saludos

    Like

  3. Loko lindo.A mis 65 años cronologicos(eso dice mi partida de nacimiento) leo tus aventuras de vida y te envideo sanamente.De hecho viaje mucho por el mundo,conoci genteny sus costumbres.Tambien lo hice en Nueva zalanda hace 15 años.Y todavia planeo proximo año hacer sudeste asiatico en forma intermedia ya que los años de alguna forma pesan y requerimos mas confort..jejejejeje.Disfruta la vida como te plazca.De eso se trata vivir feliz.Cuando vienen hijos,haces un impace y les trasmites tus experiencias.Son una esponja.Y disfrutas verlos volar solos..Mis mejores augurios para proximos viajes y segui contando en tu blog.. Abrazo de oso.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s