Sumergido en otro mundo

El día de hoy me llevó a tomar otro bondy (mal llamado Van) hasta Tulum, donde tuve que caminar unos kilómetros hasta la playa. Y caminé toda la mañana por el borde de un mar turquesa, de esos que están metidos en la cabeza cuando uno se pone a soñar. Al mediodía llegué a Dos Ojos, un cenote natural increíble. CENOTE: una especie de lago con cavernas subterráneas, donde te podés sumergir a otro mundo. La oscuridad y la luz entran en una armonía perfecta. Y te regalan un espectáculo inolvidable. Un buen lugar para sentir cómo el aire te llena los pulmones, y sentir la presión en los oídos al sumergirte hasta donde puedas aguantar la respiración, pero saber que ese dolor te recompensa con imágenes inolvidables. Claro que también hay que apreciar a sus propietarios: los murciélagos, vigilándonos a los invasores. Las estalactitas que amenazan tu cabeza, y los pasadizos (secretos) que te transportan a otra caverna de cuento. Los peces se abren para darte paso, como dándote la bienvenida a su mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s